• Tu ropa habla de ti, así que no puedes dejar de leer estos tips para que siempre luzca como nueva.

Por: Verónica Veana
 

Muchas veces cometemos el error de pensar que para lucir bien debemos tener un guardarropa nuevo, ya que al revisar nuestras prendas nos damos cuenta que tienen un aspecto opaco, desgastado y lucen viejas o percudidas.  

Cambiar todo tu armario para lucir prendas nuevas y parecer que cada día estás estrenando es muy complicado; sin embargo, cuidar tu ropa desde el momento en que la compras para que ésta se mantenga en buenas condiciones y se vea como nueva ¡es posible!

De nada sirve comprar la ropa más cara, la que va de acuerdo a tu forma de cuerpo o estilo de vida si ésta va a reflejar que eres una persona descuidada o poco higiénica. 

¿Te has puesto a pensar qué dice tu ropa?

¡Si quieres cuidar tu imagen, debes cuidar tus prendas!, ya que éstas complementan tu imagen y son estímulos que puedes utilizar a tu favor para transmitir el mensaje que deseas.

Pon en práctica los siguientes tips:
 
  • Cada prenda cuenta con una etiqueta con instrucciones de lavado, mismas que debes seguir al pie de la letra si quieres conservarlas adecuadamente.  A veces la etiqueta es muy estorbosa, puedes retirarla y guardarla con una pequeña anotación para que recuerdes de qué prenda es y a la hora de lavarla tengas las precauciones necesarias.

                                                                                                                                                                       
                                                                                    Foto vía: Taringa.net
        

 
  • Lavar tus prendas por el reverso ayuda a proteger las fibras del desgaste que produce la lavadora; de la misma manera, ayudará a conservar los colores.
  • No dejes tu ropa remojando ni la retuerzas para exprimirla, ya que muchas prendas podrán aflojarse y además de darte un mal aspecto, podrán modificar visualmente y de manera negativa la forma de tu cuerpo o postura.
  • Si compraste algún conjunto de 2 o más piezas (ejemplo: saco-pantalón) lávalos o llévalos a la tintorería al mismo tiempo, de lo contrario puedes arriesgarte a que cambie el color entre ellos y se vea la diferencia.
  • Cuida tu lavadora.  Evita poner un exceso de prendas cada vez que vas a lavar, y procura hacerle una limpieza periódica a la misma para eliminar residuos que con el tiempo afectan su funcionamiento.
  • Antes de lavar tu ropa asegúrate de vaciar los bolsillos; evita que en ellos quede dinero o papel que puede deshacerse e impregnarse en todas tus prendas. No olvides subir los cierres.
  • Antes de comenzar el lavado, recuerda separar tu ropa por colores, lavando primero la ropa blanca y después la de color.
  • Una buena opción para tus prendas delicadas es lavarlas poniéndolas dentro de una bolsa de lavado o funda de almohada.
  • Si ensucias alguna prenda, no la conserves sucia en tu armario, ya que las manchas se fijarán más y después será más difícil retirarlas.
  • Al colgar la ropa en tu armario debe estar completamente seca.
  • Asegúrate que tu guardarropa no conserve humedad que pueda dañar a tus prendas.
  • Los ganchos o perchas de madera son la mejor opción para tu ropa.