• Rompe con estereotipos y empieza a construir una imagen confiable, auténtica y de alto impacto.

 

Por: Verónica Veana

 


Cuando decidí dar el paso de independizarme laboralmente, arrancar mi negocio e ingresar al mundo de los emprendedores, me di cuenta de lo importante que es que la gente crea en ti, y déjame decirte que para lograr esto tu imagen debe ser tu aliada.

El perfil del emprendedor es ser una persona creativa, con ideas claras, capaz de afrontar responsabilidades, con la capacidad de adaptarse a cambios, son optimistas, transmiten pasión por su trabajo, tienen la capacidad de comunicar y, sobre todo, deben generar CREDIBILIDAD en los demás, porque si quieren que las personas crean en su proyecto, primero deben lograr que crean en ellos como personas. 

 

¿Qué pasa cuando tienes todo el conocimiento, la pasión y la creatividad para emprender un negocio o crecer en tu vida profesional, pero tu imagen no es congruente a lo que quieres comunicar y te saboteas a ti mism@?

 

Hoy quiero que conozcas los grandes beneficios que te da el ser consciente de tu imagen.

 

1. Construyes tu marca personal

 

Todos somos vendedores y nos estamos vendiendo cada día de nuestra vida: en una entrevista de trabajo, al solicitar un aumento de sueldo, cuando queremos venderle una idea a nuestra pareja, jefes o hijos ¡en fin!, estamos en negociaciones constantes; por lo tanto, el construir nuestra marca personal ayuda a definirnos, saber quiénes somos, qué queremos y a dónde vamos a llegar. El tener tu propio Manual de Imagen permite que conozcas a fondo lo que comunicas con tu imagen interna (personalidad) y tu imagen externa (apariencia, lenguaje corporal, lenguaje verbal).

 

¿Qué beneficios consigues?: El poder conocerte a ti mismo, descubrir tus fortalezas, potenciarlas, aprender a distinguirte de los demás y dejar una huella positiva en cada paso que das. 

 

Cuando sabes con claridad quién eres, entonces hablas con mayor seguridad ante los demás y la gente nota que eres una persona bien plantada en tus ideales y objetivos. 

 

2. La gente te cree

 

Muchas veces he trabajado con personas jóvenes que tienen puestos altos en grandes empresas o que empezaron su negocio y deben relacionarse con personas mayores a ellos y su imagen no les ayuda a proyectar autoridad y liderazgo, por lo que les cuesta mucho trabajo lograr sus objetivos profesionales. Una vez que se realizan una consultoría en imagen, en su manual pueden encontrar cuáles son las prendas, colores, texturas, peinados y accesorios que los va a proyectar con la imagen que necesitan; es así como logran una verdadera congruencia donde todo el conocimiento y experiencia que tienen se empata con su imagen y, entonces, la gente les cree y su vida personal y profesional da un giro.

 

¿Cuántas veces han puesto en duda tus conocimientos por tu imagen? ¿Has tenido que dar un discurso o hablar en público y tus nervios te delatan? ¿Te ha costado trabajo conseguir pareja porque te perciben como una persona insegura? ¿Se te han escapado oportunidades de trabajo porque en la entrevista no lograste convencer al reclutador?

 

Todo esto se resume en: CREDIBILIDAD y hoy quiero recordarte que las personas te creen cuando eres CONGRUENTE en todos los aspectos ¡y tu imagen es tu primera carta de presentación!

                                                                                                    

                                                                                                    Foto: Bloomingdales

3. Ahorras mucho dinero

 

En muchos programas de televisión dicen: “¡Te cambiaremos el look!” y entonces les tiran a las personas toda su ropa a la basura y se requiere de un gasto fuerte para renovar el guardarropa completo con las prendas adecuadas, pero ¡esto es sólo un show de TV!

 

En una consultoría en imagen aprendes a adaptar las prendas que ya tienes a lo que le favorece a tu cuerpo, a utilizar los colores que te benefician y a combinar las prendas de manera que respalden tu objetivo profesional o personal.

 

Es maravilloso ir de compras y tener tu manual de imagen que te indica a detalle todo lo que te favorece y lo que debes evitar, porque empiezas a hacer COMPRAS INTELIGENTES. Dejas de gastar y empiezas a INVERTIR. 

 

4. Tú vida cambia

 

Cuando no sabes lo que comunicas con tu ropa, con tu estilo, tu forma de hablar o lenguaje corporal, no entiendes por qué las personas te hacen ciertos comentarios de la percepción que tienen de ti. La gente te ve y empieza a deducir cosas de ti que quizá no son ciertas; es decir, no tienes el control de tu imagen.

 

Tu vida cambia en el momento que sabes que al pararte frente a alguien van a percibir de ti LO QUE TÚ QUIERAS, porque sabes que tu ropa, peinado, accesorios, gestos, ademanes, postura y voz van acorde a tus objetivos; por lo tanto, tu seguridad personal incrementa.

                                                                                        

                                                                                        Foto: Pinstripeandpearls

 

5. Te conviertes en líder

 

¿Te imaginas sentirte y verte como un líder en cada acción que emprendas? Sólo cuando te conoces a ti mismo puedes empezar a conocer a los demás; aprendes a comunicarte de forma efectiva y al ser congruente te conviertes en una persona aspiracional que genera credibilidad, respeto y admiración.

 

Tu imagen no es hablar de verte guap@; es reconocerte, aceptarte y lograr que cada estímulo que se desprende de tu imagen te dé poder y funcione como una herramienta para lograr lo que te propones.

 

Hay algo que te puedo garantizar: Cuando trabajas en tu imagen, aceleras tus resultados y comienzas un nuevo estilo de vida, ¡TU VERDADERO ESTILO DE VIDA!, porque nada estará basado en moda o tendencias, sino en lo que dicta tu personalidad.